transparencia-afcolegiadosblog“Unión Profesional cumple 39 años de vida como institución aglutinadora de las profesiones colegiadas en España”. En esta entrevista Victoria Ortega, presidenta de UP, nos habla del momento actual y el futuro de las profesiones colegiadas en España y en Europa, sin olvidarse de las normas deontológicas, la formación o cómo debemos de actuar para que la transparencia sea uno de los valores profesionales identificables, asociado a las profesiones colegiadas.

Dolores Lagar Trigo -Administradora de Fincas y Periodista-

Uno de sus objetivos como presidenta de Unión Profesional es forjar un futuro común de las profesiones y de sus profesionales. ¿Qué líneas de trabajo está siguiendo UP para conseguirlo?

Unión Profesional cumple este año 39 años de vida como institución aglutinadora de las profesiones colegiadas en España. Para seguir definiendo y consolidando los objetivos, desde el mes de abril del 2018 nos hemos embarcado en el desarrollo de un Plan Estratégico conformado por dieciocho grupos de trabajo sobre temas como la función deontológica de los colegios, la formación continua de los colegiados o los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Igualmente, este Plan prevé acometer la consolidación de Unión Profesional como referente de las profesiones colegiadas, atendiendo tanto a su funcionamiento interno como externo.

Desde Europa se sigue pidiendo a los Estados Miembros que liberalicen los servicios profesionales. ¿Seguirá siendo un tema de debate y aprobación en los próximos años?

Es cierto que la liberalización del acceso a la prestación de los servicios profesionales ha sido un tema recurrente en los últimos años, pero en el Anteproyecto de Ley en 2013-2014, el Gobierno desistió de las reformas, ya que nos volcamos en mostrar que afectarían negativamente a la ciudadanía y al interés general por el que velan las corporaciones colegiales, puesto que la disminución o ausencia de controles colegiales en los casos que proponía el Gobierno afectaría negativamente a la calidad de los servicios, que ahora está garantizada por la sujeción del profesional a las normas colegiales que determinan una exigencia mayor que las recogidas en las normas generales.

¿Qué razones desaconsejan la liberalización de los servicios profesionales?

Desde nuestra institución señalamos la peculiariedad de este subsector (el de las profesiones colegiadas) del sector servicios, organizado como sistema, concebido por la propia trayectoria de la institución y consolidado por la Constitución, para ser la garantía de la buena práctica profesional, precisamente porque afecta a materias sensibles de los ciudadanos, en áreas específicamente relacionadas con la salud, la seguridad y otros bienes y derechos. Por este motivo, Unión Profesional siempre ha solicitado a cualquier organismo o gobierno que mantenga el requisito de colegiación para el ejercicio profesional. Una de las últimas intervenciones que hemos realizado para sostener este sistema fue el informe que remitimos a la OCDE en el 2017 en relación con un documento en el que dicha organización planteaba la liberalización del sector de los servicios profesionales con el objetivo, entre otros, de aumentar su competencia e incrementar la productividad.

¿Cuáles deben ser las metas esenciales de los Colegios Profesionales en defensa de los intereses de los ciudadanos?

Los fines y funciones que la ley atribuye a los colegios profesionales tienen como objetivo la salvaguarda del interés general de la sociedad. Desde la ordenación del ejercicio profesional hasta la representación institucional, lo que requiere la defensa de los intereses profesionales de los colegiados, que a su vez, redunda en la mejor protección de los intereses de los consumidores y usuarios de dichos servicios.

No hay que olvidar que la creación de los colegios profesionales se debe a la necesidad de garantizar un control independiente e imparcial de la prestación de los servicios profesionales que permita a la ciudadanía valerse de ellos para ejercer sus derechos con plenas garantías.

¿Y cómo pueden alcanzar las metas anteriores los profesionales colegiados en el día a día de su actividad profesional?

El desempeño profesional debe realizarse con la sujeción al código deontológico de su profesión, que da las pautas específicas de un comportamiento ético adecuado y le permite utilizar su criterio profesional o facultativo de manera independiente. De esta forma podrá garantizarse que la calidad del servicio prestado es la justa y apropiada, pues está avalado por el colegio profesional al que se encuentra adscrito el profesional.

¿Cómo podemos ser más transparentes a nivel colegial y profesional?

La transparencia es una cuestión ineludible como buena práctica y por tanto de reputación. En el caso de los Consejos Generales y los Colegios Profesionales, como corporaciones de derecho público, la Ley de Transparencia dice que deben cumplir con la publicidad activa (determinada información que debe ser publicada por iniciativa propia) y el derecho al acceso a la información pública, pero únicamente en el marco de sus actividades sujetas a derecho administrativo. Desde que esta ley fue promulgada, las corporaciones colegiales no han dejado de esforzarse por cumplir estos parámetros.

Además, la preocupación de Unión Profesional por la transparencia de las corporaciones colegiales ha sido constante y por este motivo se elaboró junto con el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, con el que tenemos firmado un convenio, una Guía de transparencia específica para los Colegios Profesionales y sus Consejos o Colegios Nacionales, donde se recogen las obligaciones a las que están sujetas las corporaciones de derecho público en el marco de la transparencia.

La participación de las mujeres en los órganos de gobierno de los Colegios Profesionales sigue siendo poco representativa. ¿Cuáles serían las causas de esta escasa participación en puestos de responsabilidad colegial?

Se trata del reflejo de lo que ha sucedido durante años en nuestra sociedad, ya sea en el ámbito público (Administraciones, Universidades, etc) como en el ámbito privado (empresas, pymes, etc). El llamado ‘techo de cristal’ ha impedido a muchas mujeres ocupar puestos de responsabilidad, negándoles no solo a ellas sino a toda la sociedad la aportación de su perspectiva. Una perspectiva de género que ha sido obviada incluso en la Constitución.

Como el resto de instituciones, desde los colegios profesionales debemos promover la igualdad trabajando para que por fin sea real. Conscientes de ello, el Plan Estratégico de UP incluye un grupo de trabajo que abordará este tema con el fin de concretar una política -interna y externa- desde la que sistematizar protocolos de igualdad en el marco de la organización (Plan de Igualdad), así como diseñar unos objetivos comunes en igualdad de género que paragüen a todas las profesiones, con especial énfasis en aquellas representadas por los miembros de Unión Profesional.

Los Colegios de Administradores de Fincas y su CGCAFE están trabajando contra la Violencia de Género. ¿Qué líneas de actuación deberían de tener los Colegios Profesionales que integran UP desde su campo de actividad profesional?

Cuando una mujer muere o se la maltrata por el simple hecho de serlo, algo muere también en la calidad de nuestra democracia. Estamos ante un problema de máxima gravedad donde no caben ni los negacionismos, ni las equidistancias. Sin embargo, es evidente que algo falla.

Los profesionales, por su propia relación con las personas y entidades públicas y privadas tienen una posición de cercanía e incluso inmediatez a este fatal fenómeno. Cada profesional en su quehacer puede y quizá debe estar pendiente y actuar e incluso denunciar, y me refiero muy particularmente a lo preventivo, cuando los síntomas o los signos muestran situaciones que pueden producir o estar produciendo hechos de este tipo.

En nuestro Congreso Nacional de Administradores de Fincas, usted clausuró el mismo y manifestó que empatizar con el Administrador de Fincas colegiado es vital para la concordia y la justicia. Fue una frase cargada de reflexión que los profesionales hicieron suya.

Al acudir a un administrador de fincas se acude a un experto con formación y conocimientos suficientes como para garantizar la gestión de bienes inmuebles, llevando a cabo actos de administración de acuerdo con las normas legales aplicables, pero también atendiendo a la costumbre y a la prudencia. Actos que se enmarcan no solo en el contexto jurídico sino también en el mantenimiento de la convivencia entre quienes habitan el bien inmueble, y con el entorno. El derecho a la vivienda no se puede separar del derecho a la ciudad, el derecho a vivir en un entorno saludable, agradable, seguro y de concordia. Es un campo donde las sensibilidades de las personas están muy patentes, lo que requiere una verdadera actitud profesional positiva para dar las mejores salidas y equilibrar posiciones.

También manifestó que la participación ciudadana ha de servir como catalizador del cambio, e hizo referencia a la Iniciativa Legislativa Popular del CGCAFE que logró la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal. ¿Esta línea de trabajo es la que hará necesarias las profesiones colegiadas?

Es fundamental que las profesiones participen en las decisiones que influirán en la ciudadanía, como así sucedió en la participación del CGCAFE en la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, pues conocen la materia, pudiendo aportar la experiencia de sus colegiados sobre el terreno y garantizando la protección del interés general. El administrador de fincas trabaja con una relación muy cercana a las personas y sus problemas, por ello hace una gran labor concreta.

Desde Unión Profesional se está reclamando una interlocución reglada con los poderes públicos, especialmente, para aquellos asuntos que sean de interés común.

Además, necesitamos que las Administraciones Públicas entiendan y comprendan el rol que desempeñan en la sociedad los Consejos Generales y los Colegios Profesionales. Esta es una tarea a la que le queda bastante recorrido, por lo que hemos de perseverar en ella.

Y sobre el futuro, ¿en qué y para qué deben de estar preparadas las profesiones colegiadas?

El futuro de las profesiones colegiadas está lleno de retos y de posibilidades, que a su vez, son oportunidades para progresar. En la actualidad, estamos viviendo un momento muy atractivo, donde las nuevas tecnologías ocupan un papel protagonista, pero también la formación continua, pues junto con el conocimiento, resultan ser los ingredientes que conforman la excelencia profesional.

En nuestro Plan Estratégico hemos incluido el modelo de Desarrollo Profesional Continuo (DPC) en el que veníamos trabajando. Ello es un avance notable en la garantía de la formación de los colegiados.

FUENTE: AFColegiadosblog.com - 21 de febrero de 2019