Si al encender el televisor solo ve una pantalla en negro, es posible que viva en alguno de los 2.413 municipios donde este martes comienzan a apagarse las viejas frecuencias de la TDT -aquellas que ocupaban la banda de los 700 MHz, que hay que liberar antes del 30 de junio para el despliegue del 5G- y su comunidad de vecinos no haya adaptado la antena colectiva o no haya resintonizado su aparato. El segundo dividendo digital, el «complejo» proceso técnico de «mudanza» de los canales de televisión a sus nuevas emisoras, entra así en la recta final de la primera fase, que afecta al 30 por ciento del territorio.

Las zonas geográficas que concluirán su mudanza en esta primera fase corresponden a once comunidades autónomas: hoy se han apagado las frecuencias de Ibiza, Guipúzcoa, León Oeste, Lugo, Mallorca, Rioja Este, Segovia, Soria y Valladolid; el 13 de febrero le tocará a Albacete, Almería Norte y Sur, Badajoz Este, Cáceres Norte, Córdoba Norte y Sur, Granada Este, Oeste y Sur, Huelva Norte y Sur y Málaga y el adiós a las viejas emisoras llegará el 3 de marzo a Álava, Vizcaya Este y Oeste, Huesca, Teruel y Zaragoza Norte y Sur. «La fase dos, que afecta al 70 por ciento restante, deberá haber concluido el 30 de junio», recuerda Miguel Ángel García Argüelles, director gerente de Fenitel (Federación Nacional de Instaladores de Telecomunicaciones).

Los grandes grupos televisivos, para evitar que el público deje de ver durante el proceso algunos canales, llevan desde julio o septiembre, dependiendo del municipio, emitiendo en «simulcast», en la vieja y la nueva frecuencia de TDT. Así, dan tiempo a los espectadores a realizar las acciones necesarias. Todos aquellos que vivan en edificios comunitarios de menor tamaño o viviendas unifamiliares no deberán llamar al antenista ni cambiar su adaptador de TDT, sino solo resintonizar su televisor, idealmente cuando se «apaguen» los canales en su zona. Tampoco afectará a la emisión de canales generalistas en las plataformas de pago, que generalmente usan fibra.

Aquellos que vivan en grandes edificios con antenas comunitarias deben solicitar a la comunidad que haga las adaptaciones necesarias. «La clave es que la gente no se duerma y llame ya al antenista, ya que si un solo vecino lo pide es obligatorio conservar la instalación de la antena colectiva», recuerda García Argüelles. Además, «es importante acudir a empresas registradas en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, sobre todo para poder pedir luego las ayudas correspondientes, que oscilan entre los 104 y los 677euros por comunidad, en función de las adaptaciones a realizar», puntualiza el experto. «Son subvenciones más que razonables, la diferencia que deberá pagar la comunidad será marginal». Tras los cambios en la antena colectiva, cada vecino deberá también resintonizar sus aparatos.

«De momento no hay grandes dramas en ninguna zona. Hay alguna más preocupante, pero la mayoría llevan un ritmo muy razonable de antenización», apunta el directivo, que subraya la importancia de una buena campaña de comunicación desde las televisiones. Por su parte, el Gobierno ha abierto una web sobre todo el proceso (www.televisiondigital.gob.es) y dos teléfonos de ayuda: 901 20 10 04 y 910 88 98 79.

¿Habrá un tercer dividendo digital? «Las decisiones sobre las frecuencias se toman a nivel mundial. Y, al menos hasta 2030, las nuevas emisoras de televisión están blindadas», asegura García Argüelles.

La resintonización, en tres preguntas

¿A quién afecta?

A todo el territorio, aunque los edificios comunitarios de menor tamaño y las viviendas unifamiliares no deben adaptar sus antenas, solo resintonizar.

¿Cuándo llamar al antenista?

Las comunidades de vecinos deben adaptarse cuanto antes, siempre antes del 30 de junio que finalizará el proceso. Hay ayudas que oscilan entre 104 y 677 euros.

¿Y cuándo resintonizar?

Tras la antenización, si corresponde, y justo tras el apagado de las viejas emisoras.

 

Fuente: abc.es